Saltar al contenido
Pilotovirtual.es

Los Pedales de Simracing: ¿Cuál es el Mejor para Tí?

¿Estás buscando los mejores pedales para tu equipo de simracing? Tanto si eres un principiante como un corredor experimentado, podemos ayudarte a encontrar los pedales adecuados para tus necesidades. En este artículo, echaremos un vistazo a las diferentes tecnologías disponibles y te ayudaremos a decidir cuáles son los más adecuados para ti. Sigue leyendo para saber más sobre los pedales Simracing y encontrar el conjunto perfecto para tus necesidades.

Pedales de gama baja

Los pedales de gama baja será pedales cuyo precios no excederán los 150 €. Utilizan unos potenciómetros o sensor hall magnético. Varios sistemas como el uso de tacos de goma hacen que simulen la sensación de verdaderos frenos de coches.

Pedales de gama media

Los pedales de gama media, a diferencia de los de gama media, utiliza células de cargar para simular mucho mejor las sensaciones reales de un pedal de freno. Hay que contar con un presupuesto de entre 200 y 600 euros para hacerse con unos de estos pedales.

Pedales de gama alta

Con estos pedales dan un gran salto de calidad. Aún podemos encontrar pedales con células de cargas pero con una resistencia mucho mayor. Además, si queremos un realismo extremo, algunos constructores proponen un sistema hidráulico o neumático.

Tipos de pedales de frenos para el Simracing

Hay varios puntos que diferencian a unos pedales baratos de unos de calidad. Sin embargo, la mayor diferencia está en el pedal de freno, el tacto y la respuesta.

También es bueno tener un acelerador y un embrague precisos, pero no son tan importantes como el freno. Un buen freno te permite tener una conducción constante y luego desarrollar la memoria muscular. A continuación, examinaremos las tres principales tecnologías del mercado.

Los Potenciómetros

Los pedales que utilizan esta tecnología están equipados con un sensor mecánico que mide la distancia recorrida del freno. El sistema interpreta entonces la distancia recorrida por el pedal en una fuerza de frenado.

El inconveniente de esta tecnología es que la fuerza de frenado se calcula en función de la distancia, mientras que el freno de un coche real mide la fuerza aplicada. Para asemejarse a la realidad, los frenos con potenciadores tienen muelles o amortiguadores de goma. Esto permite reproducir la ilusión de resistencia, pero sigue estando lejos de la sensación real.

Con esta tecnología es muy difícil utilizar la memoria muscular para encontrar la presión de frenado perfecta. Además, el potenciómetro también resulta ser más frágil que otros equipos. Es por eso que estos que este tipo de pedal necesita un mantenimiento.

Los sensores hall

Al igual que el potenciómetro, los pedales de sensor Hall miden la fuerza de frenado en función de la distancia recorrida. Pero en lugar de una medición completamente mecánica, el sistema utiliza un imán integrado en el pedal. El sensor de freno mide la distancia entre el pedal y el imán, y esta señal se convierte en una señal eléctrica para que el conjunto pueda emular una fuerza de frenado.

En comparación con el potenciómetro, el imán hace que la medición de la distancia sea mucho más precisa y fiable. Esto facilita la vida de los pilotos, ya que el punto de frenado es más preciso. Esto los ayuda a mejorar sus tiempos de vuelta. La otra ventaja es que los pedales tienen menos piezas mecánicas, por lo que son menos susceptibles de sufrir fallos o inexactitudes. De hecho, se aconseja cambiar los potenciómetros de los pedales de los volantes Logitech por este tipo de sensores.

En la actualidad, los sensores de efecto Hall se utilizan principalmente en los pedales de embrague y acelerador de los equipos de gama alta. Es raro ver que un fabricante utilice esta tecnología para los frenos.

Las células de carga

Los pedales de célula de carga funcionan de forma muy diferente a las otras dos tecnologías. La presión aplicada ya no se calcula en función de la distancia recorrida, sino en función de la presión ejercida sobre el pedal. A diferencia del potenciómetro, es posible aplicar una fuerza muy elevada a un pedal de célula de carga. El aspecto mecánico se simplifica de nuevo en comparación con los modelos de efecto Hall y de potenciómetro, pero el aspecto electrónico es más complicado.

Como la caja de la célula de carga mide la presión realmente aplicada al pedal, las sensaciones son mucho más realistas que con un potenciómetro clásico. Además de una buena configuración, una pedalera con célula de carga mejorará sin duda su rendimiento. No será tanto que los pilotos puedan mejor sus tiempos de vueltas rápidas, pero sobre todo la constancia. Y la constancia es la clave para ganar carreras y campeonatos de simracing.

Configuracion